miércoles, 1 de octubre de 2008

CONTAMINACIÓN DE LOS RÍOS



Avanza en silencio y

Se acentúa día a día



El efecto antiséptico natural que producen el sol y las olas, ya no son suficientes para poder controlar la contaminación constante generada por el hombre.
Los desagües industriales y cloacales que se siguen vertiendo directamente al río en las grandes ciudades que forman nuestra Mesopotamia, junto con el uso de pesticidas, glifosatos y otros químicos utilizados en los campos para infinidad de cultivos, (con poco o casi nada de control), que son arrastrados por la lluvias a sus cauces naturales, forman un coctel que día a día va contaminando un poco más ríos y arroyos de nuestro Delta Del Paraná.




La contaminación de las aguas del Río Paraná y Uruguay afecta la vida de todos los individuos que consumen este agua y/ o su fauna ictícola.

La problemática ambiental es un tema serio y complejo que es importante abordarlo para poder informarnos e informar a la sociedad en la que estamos inmersos del desequilibrio ambiental en el que nos encontramos.

La contaminación del agua se debe a la incorporación de materias extrañas como microorganismos, productos químicos, residuos industriales, cloacales, y residuos arrojados por particulares. Estas materias deterioran la calidad del agua y la hacen inútil para los usos pretendidos (consumo e higiene), también afecta al medio y podrán ser causante de males menores o llegar a ser perjudiciales para la salud humana.

La contaminación puede afectar de dos formas al hombre: consumo directo del agua o indirecto, a través de productos ya contaminados como la fauna ictícola que habita en el medio.

¿Qué es la contaminación del agua?

La contaminación del agua es la incorporación a la misma de materias extrañas, como microorganismos, productos químicos, residuos industriales y de otros tipos, o aguas residuales. Estas materias deterioran la calidad del agua y la hacen inútil para los usos pretendidos.


Las islas del río Paraná poseen una variada flora autóctona. Esta ha sido profundamente modificada por la acción humana, principalmente en el Delta Inferior donde se realizaron los primeros asentamientos humanos y se ubicó posteriormente la mayor parte de la población deltaica. Los bosques de las riberas, situados en los albardones, fueron los primeros en desaparecer.

La modificación de las características naturales de las islas, con la consecuente destrucción de la vegetación nativa, ha hecho retroceder significativamente a los ambientes naturales y a toda su fauna asociada.

La contaminación de las aguas por desechos cloacales e industriales afecta a los cursos de agua vecinos a las grandes ciudades. Sin duda la zona más afectada es la del corredor Santa Fe-Buenos Aires, donde se encuentra la mayor concentración poblacional e industrial del país. La falta de un tratamiento adecuado de los afluentes contaminantes acarrea periódicamente mortandades masivas de peces y graves problemas sanitarios a las poblaciones costeras. La caza y la pesca desmedida, que muchas veces no respeta épocas de veda, se ve favorecida por la falta de control en toda la región. Esto significa una fuerte y permanente presión sobre las poblaciones de animales silvestres. La caza en el Delta ha llevado a la desaparición de especies como el Yaguareté y a puesto en peligro de extinción al Lobito de Río y al Ciervo de los Pantanos.

Pero el problema más grave de todo es que no se está haciendo nada para revertir la situación, vemos cómo día a día se siguen contaminando nuestros ríos y no hay ningún tipo de política que se esté Implementando ni a corto ni a largo plazo para solucionar un gravísimo problema que nos afecta todos.

11 comentarios:

Karina dijo...

No se piensa en el futuro, ese es el punto...no hay conciencia

Ana dijo...

No hay políticas que cuiden el medioambiente, en realidad, en éste país no hay políticos!

Andrea (Rosario) dijo...

Nadie controla ni los reesiduos cloacales ni las fábricas que tiran residuos sin tratamiento al río. En Rosario donde vivo todo va directamente al Río Paraná sin tratar. una verguenza!
Bueno el blog!!

Edelmiro (Posadas) dijo...

El único animal que ensucia su propia agua es el ser humano!!!!

Sebastián (Chile) dijo...

El hombre recién toma conciencia cuando es demasiado tarde

Tito (Bahía Blanca) dijo...

En realidad, la gente común tiene conciencia ecológica. El problema acá es que al gobierno actual, no le interesa, no sabe y no quiere hacer nada al respecto. No vinieron a gobernar. Vinieron a saquear.

Claudia dijo...

No pidamos que el gobierno tome medidas, exijamos que las cumpla, son leyes mundiales que están obligados a cumplir, pero tenemos que estar unidos para lograrlo.
Éste gobierno actúa solamente bajo presión!!
bueno el blog, los comentarios son muy atinados e interesantes!

Sandra (Tucumán) dijo...

Reconstruyamos nuestro planeta, no perdamos más tiempo.

Mariano (Concordia entre Ríos) dijo...

Se gasta tanto dinero sin sentido, porqué no se invierte en mejorar nuestros recursos hídricos.el agua dulce dentro de unos años va costar más que el oro, pero contaminada no sirve para nada.

Clarita (San Juan) dijo...

Estoy de acuerdo con Tito de Bahia Blanca. Cuando se vayan los Kirchner, van a dejar un país arrasado, empobrecido y contaminado.

Cecilia (Capital) dijo...

Si tenemos una Secretaría de Medio Ambiente que hace oídos sordos a la intimación de la Corte Suprema de la Nación que la intimó a comenzar con la limpieza del Riachuelo, que se puede esperar de las empresas que contaminan a sabiendas. Se burlan no sólo de la ecología, sinó de todos los argentinos