martes, 29 de abril de 2008

GRAVE IMPACTO AMBIENTAL EN EL DELTA DEL PARANÁ

Ahora viene lo peor

Para los que vivimos en el delta del Paraná, una vez terminado los pocos focos de incendio que quedan, y dejemos de ser noticia, estaremos comenzando a padecer los primeros signos de los graves daños ecológicos producidos por el siniestro, que en lo que respecta a la biodiversidad y el ecosistema son irreparables.

El Delta del Paraná es el principal humedal de la Argentina y el segundo más importante de Sudamérica, después del Amazonas. Los incendios de pastizales en esta región provocarán enormes impactos ambientales, difíciles de mensurar ahora.Los humedales comprenden una gran variedad de ambientes, entre los cuales se encuentran las aguas de régimen natural o artificial, permanentes o temporales, estancadas o corrientes, dulces, salobres o saladas, incluyendo las extensiones de agua marina que no excedan de seis metros de profundidad.Técnicos de impacto ambiental determinaron que los incendios tendrán relación franca con efectos tales como:

Mortandad de individuos vegetales.


Liberación de una parte de los nutrientes atrapados en la biomasa vegetal, en la forma de cenizas.

Pérdida de una parte de los nutrientes por volatilización o lavado.

Empobrecimiento del ecosistema y las alteraciones en la composición específica de la vegetación, eliminando especies y favoreciendo la proliferación de aquellas que tienen mecanismos de resistencia al fuego, particularmente las que poseen capacidad de rebrote o que germinan después del fuego, que se ven favorecidas a corto plazo o por la desaparición de competidoras.


Mortandad de individuos de la fauna, tanto por la acción del fuego, como por la desaparición de recursos alimentarios o alteraciones en las cadenas tróficas.


Graves impactos sobre la microfauna del suelo, fundamental para el ciclo de nutrientes, con largos períodos de tiempo de recuperación.


Procesos erosivos por cambios en la textura del suelo por efecto de la temperatura y la inevitable pérdida de la cubierta vegetal y en muchos casos del horizonte orgánico, que dejan el suelo expuesto a los efectos del viento o del agua, llegando en muchos casos a situaciones irreversibles.


Impactos sobre la calidad de las aguas, debido al depósito de cenizas sobre ellas y por los aportes provenientes de la erosión de los suelos.


Impactos sobre la calidad del aire, que pueden incluir aportes variables de CO2 de NOx y metano a la atmósfera, que son gases de efecto invernadero.

1 comentario:

Zulema-Entre Ríos dijo...

Porqué nunca salen los niveles de contaminación de las aguas del Río Paraná y Uruguay...será que el gobierno no quiere que se conoscan?.
Sería interesante mandar muestras para analizar.
Muy bueno el blog!