sábado, 3 de mayo de 2008

BIODIESEL: LA PEOR ALTERNATIVA

El biodiesel de soja destruirá 9 millones de hectáreas de bosques argentinos.

La producción de biodiesel a base de soja para el mercado alemán amenaza los últimos bosques nativos de nuestro país y contribuye a exacerbar el aumento de los alimentos al desplazar cultivos alimentarios.

La producción de biodiesel de soja demandará 9 millones de hectáreas de ese cultivo, poniendo en peligro nuevamente a nuestros ecosistemas naturales.

Los países europeos han establecido altas metas para reemplazar en parte los combustibles fósiles que consumen sus vehículos con grandes cantidades de biocombustibles, sin contar con ninguna política que contemple las repercusiones ambientales y sociales que su producción implica.

Es por ello que hoy en una demostración con autos alemanes caracterizados como topadoras, Greenpeace denunció ante la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación de la Nación (SAGPyA), que la producción argentina de biodiesel de soja destinada al mercado europeo, fomenta la deforestación.

La meta europea de reemplazo de combustibles fósiles por biocombustibles excede su capacidad de producción, por lo que los países latinoamericanos nos convertimos en sus proveedores naturales. Hoy Alemania es el principal comprador de biodiesel argentino, ya que este país europeo pretende alcanzar sus metas con el biodiesel producido en países en vías de desarrollo.

Además es importante señalar, que no sólo se ven amenazados 9 millones de hectáreas de bosques en la Argentina, sino que también la enorme producción de maíz y soja para el uso de biodiesel, contribuye al aumento de precios y la escasez de alimentos en Argentina y a nivel mundial.

Ya existen, en algunos países, alternativas para el uso de otros tipos de combustibles no contaminantes, es hora que pongamos los pies sobre la tierra y nos demos cuenta que los intereses de unos pocos nos llevaran a la destrucción de todo el mundo.

2 comentarios:

Karina (Mendoza) dijo...

Estamos equivocados si creemos que el biodiesel es una alternativa...que va a pasar cuando no podamos comprar alimentos...tomaremos biodiesel?.Que mal estamos "rumbeados",la moneda mueve los intereses y fomenta la corrupción. No importan los bosques, los alimentos, la ecolñogía mientras nos gobierne la corrupción.

Pedro dijo...

Pobrecitos, nuestros herederos!!!
Que nos espera para nuestros hijos y nietos...
Cuando terminará esta mafia!!